martes, 28 de abril de 2015

Rats! Mickey Mouse is dead!



NOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!

Impactante y original graffiti cargado de humor negro donde descubrimos una triste realidad: Mickey Mouse terminó sus días aplastado por un gigantesco trozo de queso. Ironías de la vida.

Se encuentra entre Brooklyn Heights y DUMBO, muy cerca del Puente de Brooklyn, aunque según parece existe otro similar en Williamsburg. 

martes, 21 de abril de 2015

Going MAD! Weird Al Yankovic y John Ficarra en Barne's & Noble

Finalmente llegó el día. Madrugón considerable para desplazarme al Barnes & Nobles de Union Square (lugar que está empezando a convertirse en un segundo hogar) y comprar el ejemplar 533 de la descacharrante revista MAD. Leerme la revista entera mientras desayuno en la cafetería intentando aguantarme la risa para no atragantarme con el hot chocolate y la cookie de S'mores. Pasar el día con la revista a cuestas disfrutando de todo lo que el East Village puede ofrecerme (estad atentos a próximos posts) hasta que llego 2 horas antes a ver si hay ambientillo...y me encuentro con que ya hay 50 personas en la fila, algunos de ellos disfrazados. 

Alrededor de las 18:20, llega el hombre que todos queremos ver. Weird Al Yankovic, el rey de la parodia musical, ídolo de masas y comediante sin igual. 

Para redescubrir los grandes éxitos con los que este genio entró a formar parte de la cultura popular o directamente descubrirle (nunca es tarde), os recomiendo leeros mi anterior post sobre Weird Al Yankovic.

No vino solo. Como ya anunciaron en los carteles esa misma mañana, John Ficarra, nada menos que el VP y Editor Jefe de la revista MAD estuvo a su lado para conocer a sus fans y firmar los ejemplares del número especial en el que el gran Al hizo las labores de Editor Invitado...un honor que no se repetía desde hace 60 años.


El momento con este asistente fue especialmente memorable, cuando empezó a cantar a Al y a todos los presentes una canción inspirada en él parodiando el tema Minority de Green Day. Auténtico momento fan que puede que esté por Youtube.

El genio, Weird Al Yankovic, con su firma en la revista

John Ficarra, máximo responsable de la revista MAD y un tío bien simpático

En cuanto enmarque la revista pondré alguna foto más. Hasta entonces, os dejo con algunos temas recientes de Al que no puse en mi anterior post.

Tacky, parodia del bombazo Happy donde además del histrionismo de Yankovic podemos disfrutar de un elenco de invitados de lujo



Perform this Way, sin duda uno de los mejores vídeos de este artistazo donde mete un buen repaso a Lady Gaga. Bestial y brillante.



Acabo con Polka Face, otro impresionante vídeo donde repasa algunos grandes éxitos de varios artistas (además del Poker Face, claro), a ritmo de Polka. 



Este White & Nerdy se despide. ¡Hasta pronto!

sábado, 18 de abril de 2015

Are you ready for the Ride of Thrones?

Como millones de ansiosos fans de todo lo que se cuece en Poniente y en las Ciudades Libres ya saben, el otro gran regreso de la temporada para el mes de Abril además de Mad Men Abril ha sido el exitazo indiscutible de la HBO: Canción de Hielo y Fuego Juego de Tronos (Game of Thrones).

La maquinaria publicitaria es poderosa en la HBO (a cuya tienda, por cierto, dedicaré un post algún día), y es por ello que ayer paseando en un precioso y soleado día por el siempre vibrante y animado Washington Square Park me encontré con nada menos que un Trono de Hierro bici-taxi!




El vehículo formaba parte de una campaña publicitaria para promocionar el servicio HBO NOW, y qué duda cabe que consiguió el objetivo de llamar la atención. Aunque por desgracia no te ofrecían pasesos por la ciudad, sí estaba permitido subirse al Trono para sentirse Rey de los 7 Reinos y subir tan magna instantánea a la red tras el hashtag #rideofthrones.


¿En serio lo dudábais?

Siempre un placer caminar cerca de Washington Square Arch...¡las sorpresas son diarias! Como muestra, esta pedazo de cazadora completamente pintada a mano que lucía orgulloso el propio artista a pocos metros del arco.




miércoles, 15 de abril de 2015

Time & Life Building: el cuartel general de los Mad Men

Como ya sabréis gracias a mi anterior post donde relataba el regreso de la serie desde el Hotel Roosevelt de Manhattan, este mes de Abril ha marcado el regreso de una de las producciones televisivas que mejor ha sabido recrear la sofisticación y el glamour del Nueva York de los años 60: Mad Men.

Junto a los menús especiales preparados por restaurantes aparecidos en la serie, exposiciones con vestuario y atrezzo del rodaje, conferencias con el creador y miembros del reparto y reuniones de fans preparados para sintonizar la AMC en un ambiente adecuado, el homenaje más acertado y el más cómodo de disfrutar es el que se encuentra desde hace unas semanas ubicado frente al Time & Life Building: un banco con la icónica silueta de Don Draper para que descansemos nuestras posaderas directamente sobre el símbolo más representativo de Mad Men.



No sólo eso: de forma temporal, el cruce entre la Avenida de las Américas y la 50th Street ha sido rebautizado adecuadamente.



Don Draper (John Ham) junto a su alter ego en Mad Men (Fuente: USNews)
Descansando el pandero, sí, pero con clase



¿Y por qué aquí, de entre todos los lugares de New York? Pues porque es en este edificio, concretamente en la Suite 3750, donde se sitúan las oficinas de la ficticia agencia de publicidad sobre la que gira la serie: Sterling, Cooper, Draper & Pryce (SCD&P). Situado en el 1.271 de la Sexta Avenida, en pleno corazón del Midtown y frente al legendario Radio City Music Hall, el Time & Life Building es un rascacielos de 48 pisos que se ajusta a la perfección al lujoso y ajetreado estilo de vida de los ejecutivos publicitarios formados en Madison Avenue. 

lunes, 6 de abril de 2015

El regreso de Mad Men: Series Finale Viewing Party en el Roosevelt Hotel

Ayer, domingo 5 de Abril de 2015, fue una fecha largamente esperada por cientos de neoyorkinos y fans de todo el mundo. No, no me refiero a la llegada del conejo de Pascua, sino al regreso de una de las series más premiadas, seguidas y glamourosas de la televisión actual: Mad Men. Más que una serie, un viaje al pasado donde nos empapamos del estilo, la elegancia y la sofisticación del Nueva York de los años 60 a través de los ojos de los ejecutivos de la agencia publicitaria Sterling, Cooper, Draper & Pryce. Toda la atmósfera de aquellos excitantes años se refleja en Mad Men. El vestuario tanto de ellos como de ellas, impecablemente arreglados. Los litros de alcohol vertidos y los cientos de cirgarrillos encendidos en cualquier ocasión, sea de índole personal o profesional. El machismo descarado dentro y fuera de la oficina. Las negociaciones y tensiones del trepidande mundo de las agencias publicitarias de Madison y Park Avenue. Los antros más bohemios del Greenwhich Village y los salones más lujosos de los restaurantes y clubs de moda. Más que la regia presencia de Don Draper o el encantador cinismo de Roger Sterling, el gran personaje de Mad Men es la maravillosa ciudad en donde se sitúa, mostrándola en uno de sus períodos más evocadores desde que se emitiera el primer episodio en 2007.



Uno de esos emplazamientos reales de la ciudad de Nueva York donde se ambienta la serie (hablaremos del resto en otros posts) es el Roosevelt Hotel. Bautizado en honor al presidente Theodore Roosevelt, esta maravilla arquitectónica es junto al Waldorf Astoria, el Plaza y algunos más uno de los hoteles más exclusivos y prestigiosos de la Gran Manzana, con 1.015 habitaciones y 52 suites, entre las que se incluye una Suite Presidencial de 360 m2 con cuatro habitaciones, cocina, salas de reuniones y terraza privada. Como curiosidad, el Roosevelt Hotel fue el primero en incorporar una televisión a cada una de sus habitaciones, hecho histórico acontecido en 1947.


El lujo que desprende el Roosevelt se siente desde el mismo momento en que cruzas sus puertas y te adentras en el majestuoso recibidor, y no resulta extraño que en algún momento de la producción algún personaje de Mad Men terminara alojándose ahí. Concretamente el protagonista, Don Draper, hace del Roosevelt Hotel su residencia principal cuando su primera esposa, harta de sus infidelidades y líos de faldas, le echa de casa. Cosas que pasan, incluso en las mejores familias. La verdad es que se lo gana a pulso. Curiosamente todas las escenas del exilio de Don fueron rodadas en Los Angeles, pero no es la única trama donde el Roosevelt actúa de escenario. Cuando Sal Romano (interpretado por el actor Bryan Batt) pide un Campari en el bar poco antes de que un cliente le ofrezca contemplar las vistas desde su habitación (sí, es lo que pensáis), ambos están en el Roosevelt Hotel, todo un símbolo del estilo de vida derrochador y despreocupado de Draper, Campbell y compañía.