martes, 22 de diciembre de 2015

Movie Review: Star Wars The Force Awakens

Disclaimer: como podréis imaginar, este post es un análisis completo y pormenorizado de Star Wars: The Force Awakens. Por ello, está repleto de SPOILERS TAN GRANDES COMO LA ESTRELLA DE LA MUERTE e información relativa al argumento, personajes, situaciones y momentos clave de la película. Si no la habéis visto, dejad de leer ahora mismo. Cuando la hayáis visto, estaré encantado de que entréis al blog a compartir vuestra opinión.



Tras insoportables años de espera, varios trailers con los que los fans hemos babeado durante semanas e innumerables especulaciones y teorías respecto al argumento, finalmente llegó el día. Diez años habían pasado desde que George Lucas nos la colara con eso de que "el círculo se ha cerrado" en La Venganza de los Sith, y por fin, el 18 de Diciembre de 2015, tuvo lugar el estreno cinematográfico más esperado del año, si no de la década: The Force Awakens, la primera película de la nueva trilogía de Star Wars con la que el reputado J.J Abrams promete devolver a la saga más revolucionaria y querida de la historia del celuloide a su gloria original. Un Episodio VII con el que muchos fans llevaban soñando desde hace más de 30 años, y un nuevo comienzo para una franquicia actualizada durante los últimos años mediante las precuelas (Episodios I-III) y series de animación (The Clone Wars, Rebels) pero claramente necesitada de volver a sus raíces y a la esencia con la que llegó, vió y conquistó en el ya lejano 1977. 

Han, Leia y Luke han vuelto. Para muchos, esta noticia ya es motivo suficiente para llenarnos de felicidad para toda la vida, y el que sea Abrams, creador de hitos como Perdidos y responsable directo de la resurrección de Star Trek, no hizo sino elevar el hype hasta un nivel tan sólo comparable al estreno de La Amenaza Fantasma en 1999. Ningún otro evento en la historia de la cultura popular puede compararse al estreno de una nueva película de Star Wars, y por suerte los designios de la Fuerza quisieron que tuviera la suerte de vivir semejante experiencia en la Gran Manzana.

Rumbo al cine

Tras varias horas peleando con mi ordenador, colapsando Internet y castigando sin piedad la sufrida tecla F9 del teclado, finalmente pude hacerme con mi entrada para asistir al estreno de Star Wars: The Force Awakens en el impresionante AMC Loews IMAX 3D de Lincoln Center, New York. Llevaba tiempo queriendo ir al cine más aclamado de la ciudad, y sinceramente, no creo que exista un motivo mejor ni más propicio para descubrirlo que el regreso de los héroes de mi infancia a aquella galaxia tan lejana. ¿Qué importa que sea en primera fila y que mis cervicales necesiten de un buen baño en un tanque de bacta tras la proyección? La ocasión bien lo merecía. 

Con esto ya lo tengo todo para ir a ver la nueva de Star Wars

Como es habitual en mí, me planto casi dos horas antes en el cine luciendo orgulloso mi sable láser de Kylo Ren, el nuevo villano de la película. Pese a todas las medidas de seguridad desplegadas en los cines americanos para intentar evitar tragedias como la acontecida durante el estreno de The Dark Knight Rises, AMC permitió a los fans traer los sables láser a la sala (lo cual es de agradecer, ya que otras cadenas como Regal ni siquiera permitieron la presencia de estas formidables armas para tiempos más civilizados). Eso sí, nada de máscaras, cascos, face painting o blasters.

Tras declinar amablemente la oferta de un fulano que intenta venderme una entrada en la puerta, accedo a los macrocines. La tienda con artículos de The Force Awakens exageradamente overpriced incluso para lo que es habitual en Nueva York me dio la bienvenida, y como aún me sobraba tiempo aproveché para hacer un poco el friki por los pasillos hasta que decidí subir a la zona de espera de la sala IMAX en la planta superior.





El venerable mendigo Sith os da la bienvenida a su templo de sabiduría

Poco a poco va llegando gente al tiempo que los afortunados asistentes al pase anterior salen de la sala. Uno no puede evitar acordarse de la escena de los Simpsons en la que Homer destripa el final de El Imperio Contraataca a los pobres pardillos que hacen cola a la salida, adelantándose de forma profética a uno de los principales problemas del Primer Mundo: los odiados y temidos spoilers que invaden sin piedad las redes sociales. Saco los auriculares para escuchar música y aislarme de las conversaciones entusiasmadas de la gente. No funcionan. No oigo nada, salvo las voces de fondo gritando exultantes algo de "Darth Vader" y "the Dark Side". ¿Saldrá Darth Vader al final? ¿Se pasará Rey al Lado Oscuro? Me planteo seriamente qué narices hago ahí, por qué no me voy a otra parte a esperar, y por qué, en resumen, soy tan gilipollas.

There's been an awakening...
No mucho después se forma la cola a la entrada de la sala. No somos muchos, pero se nos ve con ganas. Uno de los asistentes lleva mi misma bufanda, la exclusiva de Lootcrate, y me lo hace saber. Delante de mí, un padre bastante más friki que su hijo charla conmigo sobre las espadas que ambos llevamos al estreno. Al rato entramos y ocupamos nuestros asientos. El ticket no mentía: primera fila. Más que ver la película voy a estar dentro de ella (al fin y al cabo ése es el lema de IMAX...).

Tras más de media hora de trailers (algo habitual en la sociedad americana y a lo que ya casi me he acostumbrado), aparece por fin el logo de Disney (la gran duda de si saldría o no queda despejada) y el esperadísimo Lucasfilm. He de decir que en la sesión a la que fui no había mucho ambiente fan. Aparte de una familia genialmente caracterizada (el padre con el albornoz de Chewbacca, la mujer de Leia y el niño pequeño de Luke) y algún que otro tándem padre-hijo con sables láser, los fans de aquella sesión del 18 de Diciembre a las 18:00 estaban bastante más contenidos de lo que esperaba. Eché mucho, mucho de menos a mis amigos españoles, que supuse (y con razón) que la estarían liando en el estreno a miles de millas de distancia de NYC. Por eso, cuando al aparecer el mítico logo verde tan sólo escuché un par de tímidos "whooo" en las filas de atrás, encendí mi flamante nuevo sable láser, lo encendí y apunté a la pantalla animando a las masas. Llevaba toda la vida esperando este momento, vivir un estreno de Star Wars en EE.UU sable láser en ristre, y no iba a dejar pasar la oportunidad. La gente se dejó llevar tras mi gesto, y comenzó a aplaudir y gritar hasta que llegó el solemne "A long time ago in a galaxy far, far away...". El silencio invadió la sala. This is it. Star Wars was back!

SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS SPOILERS           SPOILERS           SPOILERS